CUIDANDO SUS MÚSCULOS Y ARTICULACIONES. #patasporlaela

CUIDANDO SUS MÚSCULOS Y ARTICULACIONES

Ya está aquí Octubre, por fin se va acabando el verano y podemos ir preparándonos para la próxima temporada. En este artículo os daré algunos consejillos para empezar a preparar a nuestros compis para los entrenamientos y competiciones.

Tenemos que tener en cuenta que en el verano ha habido un parón de entrenamientos, algunos habréis tenido la suerte de poder seguir entrenando, otros (como es mi caso) nos hemos quedado con las ganas de poder seguir correteando con nuestro perro o hemos tenido que reducir las horas de entrenamiento ajustándolos a las horas de bajas temperaturas.

Después de los parones siempre tenemos que volver a acostumbrarnos a la rutina poco a poco para evitar lesiones y dejar que su cuerpo se vaya acostumbrando otra vez al ejercicio. Lo ideal es empezar a hacer entrenamientos cortos, dependiendo del tamaño del perro, podremos hacer entrenamientos de 20-30 minutos al menos una semana y luego, ir aumentando gradualmente el tiempo y la dificultad, para evitar agujetas, sobrecargas musculares y lesiones.

Nuestros músculos y articulaciones no son muy diferentes de los suyos, por lo que les debemos dedicar tiempo para evitar que se lesionen o tengan molestias después del ejercicio. Lo ideal es calentar antes de comenzar el entrenamiento y estirar siempre después.

Después de terminar con el entrenamiento, no pararemos de forma brusca el ejercicio si no que haremos una disminución del ejercicio para detenernos de forma gradual. Por ejemplo, si estamos corriendo con ellos antes de parar del todo primero bajaremos el ritmo de la carrera a un trote suave y después andaremos un rato para que el descenso de la frecuencia cardiaca se haga de forma gradual y su cuerpo vuelva a su estado fisiológico de reposo.

unnamed.jpg7

CALENTAMIENTO

Al igual que para nosotros el calentamiento es una parte muy importante del entrenamiento, así que antes de empezar el ejercicio le dedicaremos al menos 10 minutos al calentamiento para hacer que su sistema cardiovascular, sus músculos y articulaciones se preparen para el ejercicio, así estará aclimatado y preparado para el esfuerzo posterior, conseguiremos evitar lesiones y tener un mejor rendimiento

  • Al calentar sus músculos y articulaciones conseguirán una mejor coordinación en sus movimientos.
  • Activaremos la circulación.
  • Aumentaremos la frecuencia respiratoria para aumentar la oxigenación.
  • Aumenta la elasticidad de sus tendones y músculos.
  • Les ayudaremos a bajar el nivel de estrés antes del comienzo de la competición, entrenamiento…

Todo esto hará que nuestro perro rinda mejor, ya que cuando empecemos el ejercicio, su organismo estará preparado para el esfuerzo y evitaremos que se lesione.

¿Qué podemos hacer para calentar? Es muy sencillo:

– Podemos andar con ellos e ir aumentando el ritmo hasta llegar a un trote ligero antes de la carrera.

– Si a nuestro perro le gusta saltar podemos hacer que salte un par de veces, será más fácil si hacemos que salte para coger una chuche.

– También podemos hacer que se siente, se tumbe y se levante así movilizaremos todas sus articulaciones.

– Si la situación nos los permite es bueno soltarles un ratito para que ellos calienten haciendo algún trotecillo o carrera.

unnamed.jpg3

Si aumentamos la intensidad y el tiempo de los entrenamientos, también conviene que aumentemos el tiempo de calentamiento para ajustarlo al ejercicio posterior.

El calentamiento no tiene que ser muy intenso, ni muy largo, porque no conviene agotarlos antes del entrenamiento y tenemos que irle adaptando poco a poco al sobreesfuerzo.

Los ejercicios siempre serán suaves y sin forzar a nuestro perro, tiene que ir aclimatándose poco a poco.

ESTIRAMIENTOS

SÍ, los perros también pueden tener agujetas, contracturas, sobrecargas… y cualquier lesión que nosotros podamos tener a nivel articular y muscular y si nosotros estiramos después del ejercicio para intentar evitar lesiones y ayudar a la relajación del músculo, tendones… ellos también deben hacerlo. Lo ideal es hacerlo antes de la media hora posterior al ejercicio para evitar que se acumule el ácido láctico en el músculo y así, reducir la fatiga muscular. Si estiramos bien, ayudaremos a que sus músculos tengan una recuperación más rápida al ayudar a relajar la tensión acumulada y evitaremos que se sobrecarguen con los posteriores entrenamientos.

Los estiramientos también nos ayudarán a que nuestro perro se relaje después del ejercicio, por lo que debemos hacerlos en un lugar tranquilo para que el pueda relajarse, muchos incluso llegan a dormirse durante el estiramiento.

Y algunos, como Diego, prefieren estirar solos…

unnamed

Hay estiramientos muy sencillos que podemos practicar con nuestro perro después del ejercicio, asique no hay excusas para no hacerlos. Lo ideal es masajear sus músculos a la vez que estiramos, podemos acariciarles la zona que vamos a estirar para calentar la zona y que sea más fácil estirar sin que a nuestro compañero le moleste.

Estiramiento tercio anterior (bíceps, tríceps…):

– Sujetamos la pata delantera apoyando el codo del perro en nuestra mano y con la otra mano estiraremos suavemente hacia delante sin perder el apoyo del codo en la otra mano para que no se haga daño, podemos mantener la postura unos segundos y luego acompañaremos a la articulación su sitio suavemente.

unnamed.jpg2

 

– Cambiamos la posición de la mano y sujetamos la pata por la cara interna del codo y con la otra mano estiramos la pata hacia atrás, mantenemos unos segundos y la volvemos posicionar en su postura normal.

unnamed.jpg6

 

– Sujetando por la zona de la escápula y flexionamos el carpo (su muñeca) y el codo. Volvemos a mantener unos segundos y volvemos a dejar en su posición suavemente.

unnamed.jpg5

Estiramiento tercio posterior (cuadriceps, glúteo…):

– Sujetamos la rodilla con una mano y estiramos suavemente la pata hacia atrás, y como siempre mantenemos unos segundos y la devolvemos a su postura.

unnamed.jpg8

– Con una mano sobre la cadera flexionamos la rodilla y el tarso con la otra mano empujando la articulación suavemente hacia su abdomen.

– Sujetamos la parte del muslo y lo separamos suavemente del cuerpo.

unnamed.jpg4

Cuando acabemos un lado le damos media vuelta y repetimos los ejercicios.

Cualquier estiramiento lo tenemos que hacer con suavidad y siempre sujetando bien la articulación para no hacerles daño.

Si tenéis cualquier duda sobre cómo hacer algún estiramiento es mejor que primero os asesoréis para estirarle de forma correcta.

Si notamos que en alguno de ellos le molesta (no nos deja estirar del todo, nos retira la pata, se queja….) pararemos el estiramiento y le observaremos. Si vemos que le sigue molestando le acercaremos al veterinario para que pueda valorar el estado de sus articulaciones. Ante cualquier duda de molestia es mejor hacerle una revisión para evitar lesiones más graves.

El momento del estiramiento es el momento de relajarse después de hacer ejercicio y es la excusa perfecta para mimarles un poquito más aprovechando las caricias para masajear los músculos cansados, ya veréis como les gusta y se quedan relajados. No hay nada mejor que una sesión de masajes para terminar el buen trabajo después de los entrenamientos

¿Preparados para relajarles?

unnamed.jpg1

 

Si tienes cualquier duda puedes enviarme un e-mail a fatimapatasporlaela@gmail.com. Y acepto sugerencias para próximos artículos así que si queréis que hablemos sobre algún tema también podéis mandarlo al e-mail.

Agradecimientos:

Ana Soto y Laura Tresgallo (veterinarias) Por repasar el artículo una vez más.

Club Tricantino Canicross por ayudarme con las fotos, Nuria y Juan con Suka y Diego; Elena con Bruja y Shauri; Arantxa y Claudio con Kira. Y bueno, a Sirio ya le conocéis.

Fátima García: ATV (Auxiliar Técnico Veterinario) y canicrosera.

                                                              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *