PROPIOCEPCIÓN PARA TODOS. #patasporlaELA

PROPIOCEPCIÓN PARA TODOS.

En este artículo quiero contaros las ventajas de la propiocepción, es verdad que normalmente los veterinarios lo recomiendan como terapia de rehabilitación, cuando han tenido alguna lesión, después de una cirugía de traumatología… Pero si trabajamos la propiocepción podremos evitar lesiones en las articulaciones de nuestros compañeros.

Los adiestradores y etólogos lo recomiendan en animales con problemas de inseguridad, ya que les hará coger confianza y hará que se sientan más seguros. Con ellos iremos avanzando poco a poco para no presionarles y que quieran seguir trabajando, tened a mano sus chuches favoritas y hacerlo muy muy divertido para ellos.

También se usa bastante en perros que hacen agility ya que necesitan mucha flexibilidad, coordinación y confianza en distintos escenarios para realizar correctamente todos los ejercicios y evitar lesiones.

Lo primero de todo es explicaros que es la propiocepción. El sistema propioceptivo se encarga de informar al cerebro de la posición y el movimiento de nuestros músculos, articulaciones y ligamentos. También está relacionado con el equilibrio y ayuda en la coordinación del movimiento.

Por ejemplo cuándo una articulación está en una posición incorrecta, el sistema propioceptivo manda la información al cerebro y rápidamente se da la orden para ponerla en su posición habitual para evitar lesiones. Si tropezamos el sistema propioceptivo entra en acción y se ocupa de posicionar la articulación correctamente y de equilibrar su cuerpo para evitar que se produzca un daño en la articulación.

La propiocepción tiene múltiples ventajas que podemos aprovechar con nuestros compañeros ya que si empezamos a trabajarla conseguiremos:

– Mayor flexibilidad en los ligamentos.

– Mejor respuesta para posicionar sus articulaciones en caso de tropiezo para evitar lesiones.

– Se adaptará mejor a los diferentes terrenos y mejorara su respuesta cuando le pidamos pasar por un sitio complicado

– Cogerá confianza porque sabrá como actuar cuando le hagamos pasar por un terreno al que no esté acostumbrado.

– Mejoraremos la velocidad, porque su cuerpo será capaz de coordinar mejor los movimientos.

– Mejorará su equilibrio y su coordinación.

– Estrecharemos lazos con él al dedicarle tiempo con juegos.

– Evitaremos lesiones.

– Los perros de gran tamaño suelen tener problemas de coordinación con sus patas traseras, trabajando la propiocepción mejoraremos estos problemas.

Es muy importante que el perro se sienta a gusto con estos ejercicios, así que preparad un buen bote de chucherías para guiarle por los ejercicios y premiarle cada vez que lo haga bien, así haremos que para él sea algo divertido y quiera repetir.

Nunca le tengáis mucho tiempo haciendo los ejercicios, hará que se canse y pierda interés, lo ideal es dejarle con ganas de más para que el próximo día quiera repetir. Podéis elegir un ejercicio al día e írselos variando para que no se aburra.

Podemos trabajar la propiocepción de varias maneras, una de ellas es poniendo obstáculos para que tenga que pasar sobre o entre ellos, así trabajaremos la coordinación.

Y también se puede trabajar el equilibrio, ya que el sistema del equilibrio y de la propiocepción están estrechamente ligados, lo podemos hacer sobre una superficie inestable por ejemplo algo que tenga aire en su interior como una fitball, una colchoneta…, y también podemos ir levantándole alguna de sus patitas para que se apoye sobre las otras.

No os asustéis es muy fácil trabajar la propiocepción con nuestros peludos, solo necesitamos imaginación, paciencia y muchas, muchas chuches. Y como veis hay muy buenas razones para hacer los ejercicios hagáis o no deporte con ellos.

Voy a poneros algún ejemplo de ejercicios sencillitos que podemos hacer en casa fácilmente, si veis que van avanzando siempre se pueden ir complicando un poco los ejercicios para que cada vez se esfuercen un poquito más. Pero siempre poco a poco para que no se frustren y pierdan interés.

Adaptaremos los ejercicios a cada perro (tamaño, carácter…) cada uno es diferente y lo que a algunos no les costará nada para otros será un ejercicio muy difícil. Conocéis bien a vuestro compañero así que id ajustando los ejercicios a sus necesidades.

Ejercicios de coordinación

– Pasar sobre objetos: este ejercicio es el más sencillo lo podemos hacer con los palos de cepillo o fregona para empezar. Ponemos los palos en paralelo en suelo para que tenga que pasar por encima de ellos y poner las patas entre los palos sin pisarlos. Lo que haremos será enseñarle el camino con una chuche para que sepa lo que tiene que hacer. Una vez que aprenda podemos pasar a un nivel un poco más difícil que sería poniendo objetos un poco más altos para que tenga que levantar más las patas. Podéis aprovechar que es época de piscinas para comprarles unos churros de piscina y ponérselos, los podéis cortar para aprovecharlos mejor.

patas_ELA
– Hacer zig zag entre objetos, ponerle objetos para que tenga que pasar entre ellos, una vez más le indicamos el camino con las chuches. Primero dejadle una buena separación para que él se sienta cómodo realizando el ejercicio y cuando lo aprenda id estrechándole el paso.

– Podemos hacer que pasen por debajo de las sillas o mesas, es un hueco estrecho y tendrá que coordinar bien los movimientos para poder pasar. Primero empezad con un espacio grande (una mesa alta) y poco a poco que vaya pasando por sitios más estrechos (una silla).

– Caminar hacia atrás, nos ponemos enfrente de él en un espacio estrecho y vamos andando hacía él, cada vez que dé un paso atrás le premiamos con una chuche, le podemos dar una orden para que vaya aprendiendo a asociarla al ejercicio. Esto le ayudara a tener conciencia sobre sus patas traseras, lo que es muy importante para perros grandes que a veces tienen problemas de coordinación con sus cuartos traseros.

– Este ejercicio es para valientes, tumbaremos una escalera de mano en el suelo y haremos pase por el hueco entre escalones, o también podemos imitar esos huecos poniendo objetos haciendo cuadrados para que tenga que irse poniendo entre ellos así también podremos ajustar los huecos al tamaño de nuestro perro. Cada vez que ponga una pata en el hueco le premiaremos y le animaremos a continuar.

– Hula hop, sííí volvemos a recuperar el hula hop ¿quién no ha jugado a bailarlo de pequeño? Pero esta vez lo usaremos de manera diferente (aunque más de un@ se animara a mover la cintura con él). Podemos empezar con un aro grande sobre todo en perros con inseguridad para hacerlo más fácil. Le ponemos el hula hop delante y le ofrecemos una chuche desde el otro lado, se la ponemos delante para que la vea y poco a poco la iremos echando hacia atrás para que tenga que seguirla y pasar a través de él. Una vez que lo domine le podemos poner un hula hop más pequeño. También podemos hacérselo más difícil subiendo el aro unos centímetros del suelo para que tenga que coordinar más el movimiento.

PATAS_ELAEjercicios de equilibrio

– Necesitamos una superficie inestable como una fitball (pelota de pilates), un bosu, una colchoneta hinchable, balones… (Los podemos encontrar en tiendas de deporte). Y le iremos poniendo las patas delanteras o traseras sobre ellos. Irle premiando cada vez que lo haga.

La fitball es el más complicado, tenemos que sujetársela para que no le ruede ya que se puede hacer daño. Trabajaremos poniéndonos en el lado contrario en el que está el perro y le ofrecemos una chuche por encima de la pelota para que tenga que levantarse y poner las patas sobre la pelota, poco a poco le iremos retirando la chuche para atrás para que cada vez se apoye un poco más sobre la pelota, acordaros de sujetársela y de ir poquito a poco.

             – Le ponemos en una superficie antideslizante y le vamos levantando las patitas durante unos segundos para que tenga que apoyar sobre las otras tres patas. Iremos cambiando de pata, se pueden hacer series de dos segundos tres veces cada pata y luego podemos ir aumentando el tiempo

Los ejercicios de propiocepción también los podemos realizar con cualquier peludín solo tendremos que ajustar el circuito y cambiar de chuches.

patas_ELA
Armaros de paciencia y pasad un buen rato con vuestro peludín, reforzareis lazos y os divertiréis. Así se pasará más rápido el verano para que podamos volver a nuestras rutas y deportes de invierno.

Imaginación al poder, si se os ocurre algún otro ejercicio o alguna otra forma de llevarlos a cabo estaremos encantados de que nos lo contéis, así todos aprenderemos mientras ponemos #patasporlaela. Y por supuesto si os animáis a probar los ejercicios de propiocepción ¡queremos ver a las patas en acción!

patas_ELA

 ¿Empezamos?

Si tenéis cualquier duda a la hora de llevarlos a cabo o sobre el artículo no dudéis en poneros en contacto con nosotros en fatimapatasporlaela@gmail.com. También podéis sugerirnos temas para nuestros próximos artículos.

Fátima García: Atv (auxiliar técnico veterinario) y canicrossera.

Agradecimientos:

            – Marcos Cordero Carbajal (atv), por estar siempre dando ánimos.

            – Laura Tresgallo (veterinaria especializada en neurología), por repasar el texto y dar su visto                     bueno.

            – Y por supuesto a mis enanos que se les da muy bien hacer de modelos y se apuntan a todos los juegos que  les propongo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *